REVOCANDO EN EL PARAISO

Nuestro amigo y hermano Sol Castro de la asociación Ecolectivo construyó durante el verano del año pasado una bonita cabaña con materiales naturales.

Este año nos pidió que le echáramos una mano con los acabados para finalizar esta bonita construcción y ahí estuvo Moradas de Tierra disfrutando de colaborar en el bello trabajo de nuestro compañero, en un sitio paradisíaco.

Estado inicial de la cabaña cuando llegamos

Primero procedemos a la limpieza de la superficie de los muros de tierra y aplicamos una lechada de cal.

Aplicación de lechada de cal en el muro

Tras la lechada aplicamos dos capas de revoco de cal: la primera con árido grueso y la última con árido fino. El color del revoco lo aporta la coloración del árido.

Revocando con mortero de cal

El interior está revestido con revoco de barro y aplicamos una pintura de engrudo como fijador para que los granos de la tierra no se suelten. La pintura la hacemos diluyendo en un vaso harina y agua. Esta mezcla se junta con agua caliente y a fuego lento se remueve hasta conseguir una papilla traslucida que se diluye con agua y ya se puede aplicar en la pared.

Interior de la cabaña

Aquí queda una muestra de la belleza que el ser humano es capaz de hacer con los recursos que nos da la naturaleza sin desentonar con el espacio tan mágico en el que se encuentra.

Detalles de la cabaña

Muchas gracias Sol por dejarnos participar en tu arte.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Encarnacion Bueno López

    Gran trabajo de todos y maravilloso resultado.

  2. Definitivamente el título lo dice todo, vaya paraiso!! Es un lugar precioso, al igual que el trabajo realizado. Os admiro.

Deja un comentario