2ª edición de PERMACULTURA EN EL SÁHARA

En el mes de octubre volvimos con otra nueva experiencia de permacultura en el desierto. Nos dirigimos hacia el sur de Marruecos, al desierto de M´Hamid, donde Chez Madani nos abre de nuevo sus puertas para llevar a cabo el segundo curso de “Permacultura en el Sáhara” junto con nuestros compañeros y amigos de la asociación Ecolectivo.

El equipo de la 2ª edición de “Permacutura en el Sáhara”

Durante el curso continuamos con la reforestación y con los trabajos que para ello conlleva, como la necesidad de conseguir materia orgánica y agua dulce.

En el primer curso se construyó un baño seco para obtener compost y dos desaladores para conseguir agua dulce, ya que el agua de pozo de la que dispone el terreno es salobre. El baño seco quedó sin acabar y el plástico que cubría los desaladores se había consumido por la fuerte insolación de los meses de verano.

Durante este curso se hizo un semillero que se protegió del sol con la construcción de una estructura de cañas y hojas de palmera.

Semillero protegido del sol con estructura de cañas y hojas de palmera

Se plantaron árboles y plantas adecuados a la zona y el clima: granados, olivos, cítricos, eucaliptos, higueras, vides, aloes, galán de noche, lavanda, citronela y hierba luisa. Antes de plantar siempre buscamos un buen sitio protegido del sol y del viento.

Hicimos bokashi, y ya pudimos utilizar el compost generado en el destilador con bancal que se hizo en la primera edición.

En el interior del baño seco revocamos con tierra y celulosa los tabiques interiores.

Preparando el revoco de tierra con celulosa

Colocamos los lavabos e hicimos una encimera con cañas y barro. El frontal del lavabo, para protegerlo de la salpicadura del agua, lo protegimos con trencadis (mosaico con trocitos de cerámica) y lo pintamos con aceite.

Instalación y decoración de los lavabos en el interior del baño seco

L@s participantes decoraron las paredes sacando su creatividad y haciendo bonitos dibujos con piedras, cristales y hasta con la cadena de una bicicleta.

Revocando las paredes del baño

Hicimos adobes y los utilizamos para hacer una original entrada al baño seco y para crear en cada wc un espacio donde echar la arena y ceniza que ayudará a los residuos humanos a compostarse (normalmente se utiliza serrín).

Entrada del baño decorativa hecha con adobes

Debido a que el plástico de los desaladores acaban desintegrándose con el sol, nos pusimos en búsqueda de un cristal y el desierto nos regaló la luna de un coche abandonado. Adaptamos el espacio del desalador a la superficie de la nueva cubrición de cristal, cosa que la construcción con tierra nos permite porque es un material renovable.

Renovación del desalador reutilizando la luna de un coche abandonado

Son cursos de enriquecimiento personal donde cada uno se nutre de los demás y podemos decir que nos sentimos muy agradecid@s a tod@s vosotr@s porque nos habéis enseñado mucho. Gracias por hacer este proyecto realidad y por darnos fuerzas para seguir en este bonito pero difícil camino.

Muchas gracias a tod@s!!

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario