El banquito de la Huerta de Mena

En el año 2015 empezamos la construcción de este pequeño banco en una casa de campo que hay en las huertas de Mena, cerca de la población de El Provencio (Cuenca).

Esta obrita estaba cargada de simbolismo y emociones, ya que empezamos a recuperar este espacio de tierra que por mucho tiempo había sido olvidado y abandonado.

Antiguamente esta tierra era un vergel donde muchas familias plantaban sus hortalizas, cereales y árboles frutales. Era un lugar cargado de vida y actividad.

Utilizamos diferentes técnicas de construcción con tierra como los adobes, sacos de tierra compactada (Superadobe) y cob. Para los acabados utilizamos botellas de vidrio, revocos de cal y trencadis.

Emplazamos el banquito bajo la sombra de dos moreras cerca de la casa. Lo primero que hicimos fue una pequeña zanja para la cimentación del banco.

Utilizando la piedra del lugar hicimos un zócalo de piedra seca de unos 15 cm bajo tierra y 30 cm sobre la tierra.

 

Con la tierra del lugar hicimos adobes para la zona del respaldo y el frontal.

Una vez terminado el zócalo de piedra comenzamos con los sacos de tierra compactada para hacer la zona de los asientos por delante y adobes para hacer el inicio del respaldo por detrás.

      

 

Dimos al respaldo una forma ondulada cortando los adobes e hicimos una mezcla de cob (tierra con paja en estado plástico) para redondear las aristas de los adobes.

Utilizamos botellas de vidrio para los reposabrazos y un rosetón en la ondulación más grande.

Después de terminar la estructura hicimos los revocos con cal. Lo primero fue hacer un enjalbegado con agua, cal y arena fina para crear una capa de agarre para las sucesivas capas.

Por último los acabado con cal, marmolina, pigmentos de colores en el respaldo y reposabrazos y trencadis en la zona de asiento.

Este fue el acabado final

 

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario